La Gran Ilusión

antonio Blog 14 Comments

Mi gran ilusión siempre ha sido ser otro. Cuando Benito Zambrano me ofreció trabajar en Padre Coraje, mi primer papel de cierta enjundia, me hizo tanta ilusión que me puse manos a la obra: adelgazé para convertirme en un yonqui, me junté con toda la nobleza marginal de la Alameda de Sevilla, viajé a Jerez, para conocer a la persona en la que estaba inspirada mi personaje. Tenia el sueño de ser otro. Por eso, tras la proyección, no pude evitar la groserí­a de recibir las felicitaciones (algunas me parecerieron aquel dí­a realmente sinceras) con el rostro triste y ausente, como si esas personas fueran ignorantes o me importarán un bledo. Aprovecho ahora para disculparme. Tras muchos meses de fantasí­a, aquel dí­a se habí­a descubierto la mascarada…